Imprimir
Categoría: Política y Gobiernos
Visto: 1439

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La mitad del electorado español se manifiesta en contra de que ex altos cargos públicos terminen trabajando para el sector privado, con independencia del tipo de empresa elegida. El 27% del electorado se posiciona a favor de dicha posibilidad y el 20% se mantiene neutral.

La expresión "puerta giratoria" designa de forma coloquial el hecho de que un ex alto cargo público trabaje para una empresas privada, obteniendo beneficio de su anterior ocupación pública y produciendo conflictos de interés entre la esfera pública y la privada. Se conoce como puerta giratoria al movimiento de altos cargos entre el sector público, el sector privado y viceversa.

Desde el gobierno de Felipe González hasta el actual de Mariano Rajoy, tres de cada diez ministros dejan la política al cesar sus cargos y se embarcan en el sector privado, en muchos de los casos en labores de representación y tareas de lobby, aunque también de dirección.

Destacan por encima del resto las empresas del sector energético y de telecomunicaciones: Abengoa, Telefónica, Repsol, Acciona, Gas Natural, Red Eléctrica, Iberdrola y Endesa.

En España existe una ley de incompatibilidades vigente: la Ley 5/2006, de 10 de abril, de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los Altos Cargos de la Administración General del Estado. Según esta ley, los altos cargos que abandonen su puesto tienen un periodo de dos años en los que existen una serie de limitaciones a la asunción de responsabilidades en empresas privadas, así como la obligación de presentar ante la "oficina de conflicto de intereses" un informe acerca de las actividades a realizar (art. 7). Además, deben abstenerse de realizar cualquier actividad que guarde relación con las responsabilidades ejercidas en el cargo público anteriormente ejercido.{jcomments on}